Demócratas apoyan la inclusión en el paquete de estímulo de protecciones legales para los trabajadores esenciales indocumentados

Foto: chc.house.gov

La acción liderada por el Caucus Hispano del Congreso (CHC) propuso la inclusión de los trabajadores esenciales indocumentados, así como a los beneficiarios del programa DACA y TPS en el paquete de ayuda que está en discusión.

Un grupo de 100 legisladores demócratas envió una carta a la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y al presidente del Comité de Presupuesto, John Yarmuth, para solicitarles que se incluya un camino a la nacionalidad para los trabajadores esenciales indocumentados, los “Dreamers” y beneficiarios de Estatus de Protección Temporal (TPS) dentro del paquete de ayuda que se está debatiendo en el Congreso. 

“A medida que continúe trabajando en la elaboración de un paquete de reconciliación de COVID-19 y comience a trabajar en un paquete de recuperación económica y empleos, lo instamos a que incluya un camino hacia la ciudadanía para trabajadores inmigrantes esenciales, Dreamers y titulares de TPS, así como sus familias”, detalla la misiva enviada por los demócratas. 

La petición de una gran parte de la bancada azul se presenta a la par del inicio de las discusiones en torno al plan de ayuda económica propuesto por el presidente Joe Biden –por un total de 1.9 billones de dólares– para ayudar a enfrentar la crisis derivada por la pandemia. 

“La inclusión de estas protecciones no es solo una necesidad para la recuperación económica, es un tema de justicia económica y racial para las comunidades que han sido las más vulnerables a la crisis y quedaron fuera de los paquetes de ayuda anteriores”, agrega el escrito. 

De acuerdo con el presidente de CHC, Raúl Ruiz, el camino a la ciudadanía se aplicaría a aproximadamente 5 millones de inmigrantes indocumentados que son trabajadores esenciales, incluyendo 200.000 beneficiarios de DACA y 131.000 de TPS. 

Simultáneamente, el representante Joaquín Castro, ex presidente de CHC, adelanta un proyecto de ley independiente que permitiría a los trabajadores esenciales indocumentados solicitar el estatus de residente permanente, dándoles la oportunidad de optar por la ciudadanía en un periodo de cinco años.

En ese sentido, Castro manifestó sentirse “optimista de que esta prioridad para el Caucus Hispano del Congreso se incluirá en el paquete de ayuda de COVID”.

La petición de los demócratas argumentó con datos del 2013, emanados por el Centro para el Progreso Americano, donde se describe que la nacionalización de 11 millones de inmigrantes aumentaría el PIB en 1,4 trillones de dólares y elevaría el ingreso de todos los estadounidenses en 791 billones durante 10 años. 

Además, según este informe, la acción crearía más de 203.000 empleos cada año en ese mismo periodo de tiempo.

Translate »