Cuomo anticipó un posible cierre de las comidas en interiores si los indicadores del COVID-19 siguen aumentado

Foto: Kevin P. Coughlin / Office of Governor Andrew M. Cuomo

El mandatario estatal aseguró que impondrá nuevas restricciones en estos espacios si los niveles de contagio no frenan su avance, ya que las tasas de hospitalización están aumentando y el sistema de salud se encuentra al borde de su capacidad.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, adelantó que la semana entrante podría ordenar el cierre de los restaurantes bajo techo en la Gran Manzana, si las tasas de hospitalización por COVID-19 continúan con la misma tendencia.

Hay ciertos absolutos, ¿de acuerdo? ¿Qué es el absoluto aquí? No puede abrumar a sus hospitales. No puedes ser Italia. Si está a un ritmo que abruma a sus hospitales, debe cerrar”, informó Cuomo en rueda de prensa.

La advertencia del mandatario se da cuando el estado registra una tasa de positividad del 4.71%, las hospitalizaciones cerraron en 4.602 la última jornada y fallecieron 80 personas a causa de la enfermedad.

“Sí después de 5 días la tarifa hospitalaria de una región no se ha estabilizado, el comedor interior se cerrará o se reducirá. En la ciudad de Nueva York, el comedor interior cerraría por completo. En el resto del estado, el comedor se reduciría al 25% de la capacidad”, escribió Cuomo en su cuenta de Twitter.

Si bien la decisión no se ha definido, y la curva podría descender, el líder demócrata reconoció que es un escenario poco probable. “Si veo una situación diferente, voy a cambiar. Si empieza a hacer eso, debe cerrar. No solo cenas en el interior, sino todos los negocios no esenciales”, aseguró.

La situación de salud ya había sido anunciada la semana pasada, ya que los hospitales de Nueva York están cerca de alcanzar su capacidad máxima a medida que aumentan los casos de COVID-19. Por esta razón, Cuomo dictó unas estrategias para mejorar el servicio en los hospitales y aumentar la disponibilidad de pruebas.

El gobernador enfatizó que las reuniones privadas son un importante impulsor de la transmisión en este momento y refirió que los CDC “se han enfocado en el comedor interior como un esparcidor, lo que demuestra una vez más que son nuestras acciones las que determinan la tasa de infección”.

En este momento, bares, gimnasios y restaurantes tienen restricciones de capacidad y horario, pero podrían ver afectada su operatividad de continuar el aumento de casos.

Mientras el estado lucha por mitigar el avance del virus, las primeras dosis de la vacuna contra el Coronavirus podrían llegar dentro de 15 días, aunque la distribución inicial será para atender personal y residentes de casas de ancianos. Por este motivo, el seguimiento de las medidas de mitigación deberá continuar para poder mantener el control sobre la pandemia.

Translate »