Critican a los legisladores de Nueva Jersey por frenar los avances del proyecto de reforma de la justicia penal

Foto: alec.org

“Su inacción está rompiendo nuestros corazones. Estamos enojados y enfurecidos por este retraso. Tienen que parar», dijo uno de los seguidores del proyecto. La reforma penal busca eliminar las condenas no violentas y disminuir la desigualdad de arrestos entre personas afroamericanas y blancas.

Defensores e impulsores del proyecto cuestionaron fuertemente a los funcionarios de Nueva Jersey por no aprobar un proyecto de ley de reforma de justicia penal relacionado a conductas de gravedad leve. La moción se había estancado en la legislatura debido a los cambios de última hora realizados en septiembre.

La normativa permitiría eliminar las sentencias mínimas obligatorias para delitos no violentos de drogas y delitos contra la propiedad. Según los seguidores, esto juega un papel importante en el estado teniendo en cuenta que marca la peor disparidad en el país en las tasas de encarcelamiento entre personas blancas y negras.

“Es vergonzoso ser ciudadano en un estado donde todos nuestros líderes están de acuerdo en que poner fin a los mínimos obligatorios para los delitos no violentos es solo sentido común, una forma que tenemos dentro de nuestros medios para desactivar el racismo y luego ver a esos líderes fallar en terminar su trabajo y convertirlo en ley”, dijo el rabino Tepperman, de Bnai Keshet en Montclair.

El proyecto de ley fue presentado después de que una comisión bipartidista recomendara al estado suprimir los mínimos obligatorios en el sistema de justicia penal. Pero mientras finalizaba la iniciativa, el Comité Judicial del Senado añadió una enmienda para abolir las penas menores a los condenados por mala conducta oficial.

Tal modificación, que presentó el senador Nicholas Sacco, demócrata por Hudson, obstruyó los avances de la propuesta inicial y no recibió una segunda votación en la Asamblea después de que se hicieron los cambios. Los legisladores no lo han adoptado desde entonces, a pesar de que existe un apoyo generalizado para poner fin a los mínimos obligatorios.

El gobernador Murphy insistió en que no apoya un proyecto de ley final que incluya la reducción de penas para la mala conducta oficial. “Permítanme decirles de manera inequívoca que la mala conducta oficial no estaba en la lista. Solo quiero decir lo más claramente que pueda, no apoyo la mala conducta oficial en esta legislación ”, había dicho el mandatario en septiembre.

Translate »