La Organización Internacional del Trabajo (OIT) público un informe titulado “El COVID-19 y el mundo del trabajo”, donde revelan que las consecuencias del Coronavirus en el empleo son profundas, de gran alcance, sin precedentes y con un panorama incierto.

El balance detalla la perturbación económica causada por el COVID-19 y como está teniendo repercusiones dramáticas en la fuerza de trabajo mundial, afectando a 3300 millones de integrantes de la población activa.

En esa misma linea se expresa un estudio denominado “Elijamos dignidad, no indigencia”, publicado por la ONG Oxfam International, adviertiendo que la crisis económica provocada por el coronavirus podría dejar en la pobreza a 500 millones de personas si no se toman medidas drásticas y urgentes.

Las estimaciones que se desprenden de este análisis, indican que si la pandemia y las medidas de aislamiento continúan por mucho tiempo, las empresas deberán cambiar hábitos laborales y replantear la gestión de sus
empleados con labor a distancia, pues nuevas nuevas normas y leyes regularán el funcionamiento de las sociedades

Translate »