Coronavirus: comienzan las pruebas en humanos de dos de las principales vacunas

Se trata de la vacuna que produce el laboratorio Moderna (íntegramente en Massachusetts) por un lado; y la que proyecta Pfizer y BioNTech (en Estados Unidos y Alemania) por el otro.

Dos de los principales proyectos de vacunas contra el Coronavirus en el mundo comenzaron este lunes su fase 3, que se caracteriza por su testeo masivo en humanos para comprobar su eficacia y efectos secundarios.

El primer proyecto es el del laboratorio Moderna, con sede en Massachusetts y que cuenta con el aval explícito del presidente Donald Trump y su equipo debido a que es el único que se desarrolla íntegramente sobre suelo estadounidense.

Por ello, el Gobierno decidió recientemente duplicar el financiamiento que le había realizado inicialmente a la farmacéutica, que pasó de 483 a 955 millones de dólares, con el objetivo de que se realicen mayores pruebas y a mayor velocidad.

De hecho, el vicepresidente Mike Pence participó en el anuncio de la compañía, que testeará la utilidad de la vacuna en cerca de 30.000 personas, distribuidos en 87 centros alrededor del país. Allí, Pence realizó importantes declaraciones en relación a la distribución de la vacuna.

A las pocas horas de que Moderna realice este evento, el proyecto que llevan a cabo los laboratorios Pfizer (con sede en Estados Unidos) y BioNTech (con origen en Alemania) anunció que comenzarían su fase 3, que también se probará en 30.000 personas.

A diferencia de Moderna, esta evaluación no se llevará a cabo únicamente en Estados Unidos, sino que también se producirá en otros países, como Alemania, Brasil y Argentina, donde más de 15.000 voluntarios ya se han anotado para ser partícipes de los testeos.

Pese a que Trump y su equipo apoyan con firmeza a Moderna, tampoco se descuidaron con Pfizer y BioNTech y recientemente reservaron 100 millones de dosis de esta vacuna, sobre la que también existe gran confianza de que tenga éxito.

De esta manera, ya son tres los proyectos occidentales que se encuentran en fase 3 y están en la primera línea de la carrera por conseguir la tan esperada inmunidad. La semana pasada, el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford -que cuenta con un fuerte apoyo del Gobierno del Reino Unido- fue el primero que anunció el avance a esta importante etapa de los testeos.

Además, hay algunos proyectos en China que también se encuentran en esta fase, aunque se desconocen mayores detalles debido al hermetismo que rodea las informaciones confiables en el país asiático.

Por el momento, todos los cañones apuntan, con suerte, al último trimestre del año para que comience la efectiva aplicación en humanos. Sin embargo, en el caso de que se compruebe la efectividad de alguna -o de todas- estas vacunas, faltará aún la producción a gran escala para todas las regiones del mundo, que deberán aguardar por lo menos hasta mediados o fines de 2021 según los primeros pronósticos.

Translate »