Continúa la ola de violencia armada en la ciudad de Nueva York

Foto: AFP

Cuatro personas, entre ellas un joven policía fuera de turno, fallecieron este fin de semana y una veintena resultaron heridas en diferentes balaceras.

Los episodios de violencia armada no cesan desde hace semanas en la ciudad de Nueva York: las autoridades reportaron el homicidio de John Jeff, un policía de 28 años que trabajaba en la prisión de Rikers Island y fue baleado 11 veces tras abandonar una fiesta en Queens.

Para este caso, los investigadores locales ofrecen una recompensa a cambio de pistas, de acuerdo al diario New York Post. Por su parte, el alcalde Bill de Blasio confirmó que el hecho se está investigando, tildándolo como un “ataque cobarde”.

Otras tres personas fallecieron en una decena de tiroteos ocurridos entre el viernes y el sábado; entre ellas un hombre de 30 años en el barrio de Harlem, y dos más en Brooklyn. Se registraron además veinte personas heridas, de acuerdo al portal local AMNY.

Según los datos oficiales (NYPD), la semana pasada hubo 41 tiroteos con un saldo de 57 víctimas, cifras que casi triplican a las del mismo periodo de 2019. Las autoridades neoyorquinas atribuyen estos actos delictivos a la pandemia y el sentimiento anti-Policía.

Los sindicatos encargados de la seguridad culpan a De Blasio por retirar fondos a las fuerzas del orden y suprimir la unidad anticrimen. A su vez, la Asociación Benevolente de Policía de Nueva York, con unos 24.000 miembros, había ofrecido su apoyo a Donald Trump en un acto en el que el mandatario propuso su campaña de “ley y orden” y aseguró que el alcalde ha “librado una cruzada contra la Policía”. 

La violencia armada se disparó en las grandes ciudades del país, profundizada a partir de las protestas antirracistas de junio por la muerte de George Floyd a manos de la Policía, y a principios de este mes ya se informaron más tiroteos acumulados que en todo 2019.

Translate »