Confirmaron que los restos hallados en Texas son de la soldado latina Vanessa Guillén

Foto: Heather-Osbourne-AP

La abogada de la familia, Natalie Khawam, informó que el cuerpo está “en un estado irreconocible”. La mujer estaba desaparecida desde el 22 de abril. Con la colaboración de la única detenida, las autoridades reconstruyeron cómo ocurrió la muerte de la joven.

La abogada de la familia de Vanessa Guillén, la soldado latina que desapareció en la base militar de Fort Hood, en Texas, el pasado 22 de abril, confirmó que los restos humanos hallados la semana pasada a la vera del río León pertenecen a la mujer que estaba siendo intensamente buscada por las autoridades.

Natalie Khawam, la letrada que asesora a los allegados a Guillén, indicó además que el cuerpo de la soldado fue hallado “en un estado irreconocible”, por lo que fue necesario realizar una prueba de ADN para determinar si se trataba o no de la joven de 20 años.

El modo en que se encontraban los restos de Guillén tiene una explicación, y fue provista por Cecily Ann Aguilar, la única detenida por el crimen, que confesó que su pareja Aaron Robinson, compañero de trabajo de Guillén en la base militar, fue quien asesinó a la mujer.

Hasta hoy, Aguilar es la única apresada porque cuando las autoridades intentaron detener a Robinson éste se disparó con una pistola y murió.

Según indicó Aguilar, su pareja mató a Guillén y la sacó de la base militar en una caja. Esa imagen -Robinson abandonando el trabajo con una caja grande en sus manos- fue confirmada por otros soldados del recinto de Fort Hood.

Cuando la investigación comenzó a avanzar y su desarrollo comenzó a inquietar a Robinson, éste decidió -siempre según el testimonio de Aguilar- descuartizar el cuerpo de la mujer muerta y ocultar sus restos en tres puntos diferentes, para que sea difícil su hallazgo.

Sin embargo, la pareja no consiguió mantenerse oculta debido a que los investigadores monitorearon sus teléfonos celulares y, mediante la geolocalización de los mismos, intensificó la búsqueda en la zona en donde ellos ocultaron los restos de Guillén. Cuando los hallaron, detuvieron inmediatamente a Aguilar.

Con ella ya capturada, las autoridades inspeccionaron su teléfono y descubrieron que Robinson le había escrito “hallaron los restos” a través de un mensaje. Sin embargo, no lograron capturar al soldado porque éste ya había abandonado la base a pie.

Con la ayuda de Aguilar, los agentes lograron obtener la ubicación de Robinson, que vio llegar a las autoridades y se percató de que estaba a punto de ser detenido, por lo que inmediatamente decidió quitarse la vida.

Translate »