Con foco en el aborto, Kamala Harris interrogó a Coney Barrett en las audiencias de confirmación del Senado

Foto: NYPost

La senadora demócrata fue la principal referente de su partido en la tradicional serie de preguntas que se le realizan a los potenciales miembros de la Corte Suprema de Justicia.

La candidata a vicepresidenta por el Partido Demócrata, Kamala Harris -quien actualmente es senadora por California- fue la principal participante de su espacio político durante los interrogatorios a la nominada para ocupar un cargo en la Corte Suprema de Justicia, Amy Coney Barrett.

La californiana, de un perfil alto y buen manejo de la oratoria, enfocó su discurso en un tema que se estima crucial durante los próximos cuatro años: el aborto, que podría ser tratado en el Congreso y pasar por una eventual confirmación en la Corte Suprema.

Harris se encargó de plantear sus serias dudas de que Coney Barrett esté a favor del aborto en el caso de que le toque decidir sobre la temática, debido a que es una ferviente católica y nunca se ha pronunciado a favor de la interrupción voluntaria del embarazo.

“Sugeriría que no pretendamos que no sabemos cómo ve esta nominada el derecho de una mujer a elegir y tomar sus propias decisiones de atención médica”, destacó.

Sin embargo, la senadora nunca le preguntó directamente a la posible jueza su opinión sobre el tema, porque sabe que Coney Barrett podría excusarse de opinar, debido a que ya ha anticipado que no se pronunciará sobre temas que podrían presentarse en la corte.

Esa estrategia era algo que solía hacer Ruth Ginsburg, la jueza que falleció hace poco menos de un mes, aunque según Harris la referente feminista fue “mucho más comunicativa” en su posición sobre el aborto que su hipotética sucesora en el cargo.

“Ella (en referencia a Ginsburg) afirmó que la decisión de tener o no un hijo es fundamental para la vida de una mujer y para su bienestar y dignidad. Es una decisión que cada mujer debe tomar por sí misma”, apuntó.

Por otro lado, eludió criticar directamente a Coney Barrett, principalmente por dos motivos: el perfil moderado y calmo de la abogada, que suele eludir con habilidad los interrogatorios opositores -algo que refrendó en las pocas preguntas que le realizó Harris- y la proximidad con la elección, ya que un cruce fuerte contra una posible jueza podría levantar los ánimos de los votantes republicanos o inclinar la balanza de los indecisos a favor del oficialismo.

Por el contrario, Harris eligió apuntar contra el jefe de Estado, al cual acusó de no ser el indicado para nombrar al sucesor de Ginsburg.

“Permitir que el presidente Trump determine quién ocupa el puesto de Ruth Bader Ginsburg, una defensora de los derechos de las mujeres y un voto crítico en tantas decisiones que han sostenido el derecho a elegir, representa una amenaza para el aborto seguro y legal en nuestro país”, sostuvo.

Translate »