Colombia exportará dos millones de semillas de cannabis a Estados Unidos

Foto: Pxfuel

La transacción fue confirmada por el Ministerio de Justicia de Colombia, en un intento de ampliar sus mercados y ubicarse entre los principales productores de marihuana medicinal.

La ministra de Justicia de Colombia, Margarita Cabello Blanco, confirmó en una entrevista la exportación de dos millones de semillas de cannabis a Estados Unidos. Las mismas ingresarán al país con fines terapéuticos e industriales y, con cifras que van en aumento, perfila al país sudamericano como un aliado comercial de Estados Unidos en el rubro. 

La exportación legal de marihuana significa un cambio de paradigma para la economía colombiana, que busca movilizar nuevas áreas del sector productivo para combatir la crisis del Coronavirus. El comercio ilícito de las drogas data una larga lucha del Estado contra el narcotráfico que ha dejado miles de muertos. 

En la actualidad, se habla de autorizaciones de venta por más de 29 millones de semillas que fueron habilitadas para ser exportadas al país. “La necesidad de un plan de regularización nos permitió orientar a la marihuana hacia los canales de la legalidad, y avanzar en una industria que será muy importante para Colombia luego del COVID-19”, expresó Cabello Blanco. 

El ingreso de las drogas al país no será solo con fines medicinales, también se importarán semas de Cáñamo, una variedad de la planta Cannabis que tiene múltiples aplicaciones industriales y permite la producción de aceites, papel, fibra, celulosa y materiales de construcción que derivan de esta especie. 

Consultada por la despenalización de la marihuana en su país, la ministra de justicia se refirió a la disponibilidad de evidencia científica y medicinal que la llevaron a un plan de regularización hacia los canales de la legalidad. “Esto nos ha dado una experiencia buenísima y desde el 2017 hemos avanzado en esta nueva industria que va por buen camino y sé que servirá mucho para el futuro”, destacó. 

La producción del cannabis legal favorece a grandes capitales que llegan a Colombia para aprovechar los costos laborales y la experiencia de ese país en la floricultura y la industria farmacéutica, y beneficia al mismo tiempo a los pequeños productores que encontraron en el cannabis la clave para sostener su economía familiar. 

Esta actividad fue favorecida por una serie de decretos y conlleva toda una cadena productiva que fue manejada de una manera ágil, fácil y accesible. “La idea es ayudar a los pequeños cultivadores para que entren a la legalidad. La regularización implica que por lo menos el 10% de la producción sea tomada de la siembra de los campesinos, además de ayudarlos para que su productividad también sea buena”, resaltó la ministra.

Translate »