Cifras de desempleo este año pueden acercarse a las de la Gran Depresión

La pérdida de empleos continúa acumulándose en el país como consecuencia de los desajustes económicos que ha generado la crisis del Covid-19.

Las empresas continúan los despidos y las cifras de desempleo en el país se ubican en 30 millones de personas, de acuerdo con informes del Departamento de Trabajo.

Mucho tiempo ha transcurrido desde que se haya registrado un incremento tan acelerado en los reclamos de beneficios por desempleo, los cuales  totalizaron 3.8 millones la semana pasada.

El hecho es que, en este momento, 30 millones de personas han solicitado seguros de desempleo, la tasa de desempleo probablemente ha subido alrededor del 19 %. Y estas cifras son muy alarmantes, algo que nunca habíamos visto desde la Gran Depresión”, declaró  el presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Kevin Hassett.

La tasa de desempleo alcanzó el 24.9 % en 1933 durante la Gran Depresión, una época que afectó mucho a Estados Unidos, recordó el funcionario en declaraciones a miembros de la casa blanca el jueves 30 de abril.

La ley Cares, en este momento, es un estímulo para las personas que están desempleadas y les permite recibir una ayuda, mientras la situación se estabiliza. Es una manera de ayudar financieramente a las familias para sobrellevar las dificultades.

Algunas de las medidas principales de La ley Cares, contemplan beneficiar a las personas que ganan $ 75,000 o menos por año, con un cheque único de $ 1,200 y a los niños con $ 500, durante un máximo de 39 semanas. 

No todos los ciudadanos recibirán los beneficios de ayuda, escenario que pone a los trabajadores despedidos en una situación de lucha y sacrificio para pagar el alquiler y cubrir sus gastos básicos.

Según un análisis del mes de marzo de los datos del Departamento de Trabajo del Centro de Investigación Pew, sólo 2.1 millones de aproximadamente 7.37 millones de solicitantes recibieron sus beneficios, principalmente a través de los programas regulares de seguro de desempleo de sus estados, lo que significa que un 71% de ellos no recibió sus beneficios ese mes.

El camino que debe sortear Estados Unidos ante el desafío que le plantea un enemigo invisible como el Coronavirus es novedoso. Se pone en juego la posibilidad reactivar la economía aún con la amenaza latente entre los más de 320 millones de habitantes y los riesgos que eso implica o  continuar aplicando medidas paliativas que puedan contener una mayor fractura de la economía más poderosa del mundo.