Cerca de 150 niños no acompañados que fueron encontrados en la frontera arribaron a un albergue en Pensilvania

Foto archivo AP / Julio Cortez

La crisis migratoria que enfrenta el país en la frontera sur ahora se evidencia en Pensilvania, a medida que la Administración Biden emplea estrategias para proteger a más infantes.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) informó que alrededor de 150 niños no acompañados que fueron encontrados en la frontera entre Estados Unidos y México arribaron este miércoles al Aeropuerto Internacional de Erie, para ser alojados en la Academia Internacional de Pensilvania.

De acuerdo con la agencia, esta instalación que funciona como un sitio de admisión de emergencia y tiene una capacidad para 648 personas, recibió a 146 niños menores de 12 años mientras avanzan con sus casos en los tribunales de inmigración y son entregados a patrocinadores, padres o parientes cercanos.

El Departamento indicó que los menores fueron ubicados en grupos de seis por cada habitación y un equipo médico del Instituto Nacional de Salud se encargará de aplicarles la prueba de COVID-19 antes de llegar al albergue y con un intervalo de cuatro días una vez en la instalación.

“Les han dado comida, ropa limpia y una ducha. Estaban tan emocionados después de la ducha, algunos no se habían bañado durante unos 15 días. Ahora están durmiendo”, dijo Trish Danner, portavoz del HHS.

La decisión del gobierno estadounidense de trasladar niños que fueron encontrados en la frontera a otras regiones fuera de la zona limítrofe, donde usualmente son custodiados, ocurre pocos días después de que las autoridades reportaron en marzo la mayor cifra mensual jamás registrada, con casi 19.000 niños migrantes que viajaban sin sus padres.

El número de niños hallados en la frontera forma parte de una cifra que engloba a 168.195 migrantes detenidos en el tercer mes del año, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Sin embargo, los cambios impulsados en la política migratoria nacional han permitido que los menores de edad sean eximidos de la medida de expulsión inmediata y tengan la oportunidad de aplicar por asilo, pero los adultos que ingresan de manera irregular sí serán deportados.

Frente a todo este panorama, el presidente Joe Biden ha solicitado a los migrantes que no dejen sus ciudades tras el aumento de las detenciones en las fronteras. Sin embargo, el Gobierno Federal prevé la llegada de más migrantes al país que en los últimos 20 años.

Por el momento, la vicepresidenta Kamala Harris tiene planeado viajar a México y Guatemala para atender los “problemas de raíz” que generan la ola de inmigrantes en las fronteras estadounidenses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »