CEPAL y OPS pronostican 18 millones de latinos desempleados este año debido al COVID-19

Foto: Twitter @cepal_onu

Las proyecciones para América Latina y el Caribe advierten que una recuperación económica no podría iniciarse sin un previo control total del virus.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), prevé que la región sumará 18 millones de desempleados y los índices de pobreza alcanzarán unos 230 millones de personas este año debido a la pandemia.

El documento que lleva por nombre “Salud y economía: una convergencia necesaria para enfrentar el COVID-19 y retomar la senda hacia el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe”, detalla que la región es de las más vulnerable ante la situación actual, por sus altos niveles de pobreza y sus débiles sistemas sanitarios y de seguridad social.

Al respecto, la directora de la OPS, Carissa Etienne, destacó que “no se puede abrir demasiado rápido o habrá un riesgo de resurgimiento del Coronavirus que podría tirar todo el avance logrado en los meses recientes. No puede reabrir si estás en la fase de transmisión comunitaria”, insistió. 

Por su parte, Alicia Bárcena, secretaria Ejecutiva de la CEPAL, precisó que las acciones de los gobiernos deben estar dirigidas a resguardar las vidas humanas que se exponen cuando se impulsa la reactivación de sectores económicos, sin contar con un panorama seguro en medio de la pandemia. “Parece fácil, pero por muchas décadas se nos ha olvidado. El sector salud es un área económica, no solo social”, aseguró.

El panorama de una situación sanitaria que ubica a América Latina como la región con mayor número de contagios del mundo, la cual enfrenta una crisis sanitaria que ha derivado en problemas económicos, políticos y sociales que, de no lograr en bloque un control de la pandemia, se estima que las economías no lograran recuperarse.

En ese sentido, los organismos recomiendan invertir mínimamente un 6% del Producto Interno Bruto en salud, que actualmente es de 2,3% en promedio, mientras que en el área económica las medidas de confinamiento y restricciones implementadas para mitigar la transmisión de la enfermedad significarán una pérdida del 9,1% del PIB de la región, lo que derivaría en 18 millones de desempleados más en comparación con el 2019.

De igual manera, calculan que la pobreza alcanzaría un 37,3% en toda la región, una cifra que supera las estimaciones del año anterior en un 7% y ubicaría a 230 millones de personas en América Latina y el Caribe en esta situación. Estas proyecciones están en concordancia con un informe de la ONU, que estima 45 millones de pobres en la región debido al COVID-19.

Otros indicadores señalan que las mujeres, los indígenas y afroamericanos serán los más afectados en el sector económico, junto a los trabajadores informales en la región, situación que se daría de manera similar en Estados Unidos. Asimismo, personas mayores de 60 años, inmigrantes y refugiados serán los más vulnerables.

Translate »