California suspende la venta de automóviles a combustión a partir de 2035

Foto: REUTERS / Mike Blake

La política medioambiental busca reducir las emisiones de gas como parte de la lucha contra el cambio climático en el estado más poblado de EE.UU., que cuenta con 10 de las ciudades con el aire más tóxico del país.  

El gobernador de California, Gavin Newsom, emitió una orden ejecutiva para poner fin a la venta de automóviles de combustión para 2035 e incita a que se comiencen a utilizar coches de propulsión eléctrica, una decisión que ayudará a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y combatir el cambio climático.

“Este es el paso más impactante que nuestro estado puede tomar para combatir el cambio climático. Durante muchas décadas hemos permitido que los automóviles contaminen el aire que respiran nuestros niños y familias. Los californianos no deberíamos tener que preocuparnos si nuestros automóviles les están provocando asma a nuestros hijos”, informó Newsom.

La disposición no prohibiría tener coches ya existentes que utilicen gasolina o venderlos en el mercado de autos usados, pero sí eliminará la comercialización de todos los nuevos vehículos y camiones de transporte que utilicen combustibles. Tampoco impedirá que los residentes compren autos fuera de California y los usen dentro de la jurisdicción.

El mandato surge al tiempo en que se registraron al menos 22 grandes incendios forestales en el estado. Fueron cerca de 800.000 hectáreas las que se consumieron producto de las condiciones secas y ventosas, sumado a las altas temperaturas que han potenciado las llamas durante varias semanas.

“Nuestros coches no deberían empeorar los incendios forestales y crear más días llenos de aire humeante. Los automóviles no deberían derretir los glaciares o elevar el nivel del mar, amenazando nuestras playas y costas”, destacó el mandatario.

Según las estimaciones, la implementación de esta medida permitirá reducir en un 35% los gases de efecto invernadero y hasta un 80% los de óxidos de nitrógeno. Números más que alentadores si uno piensa a futuro, con un estado que vive su mayor sequía en 20 años y alcanzó el mes pasado el registro de temperatura más alto en la Tierra en casi un siglo, con 54,4 grados Celsius.

El supervisor de San Diego Nathan Fletcher, miembro de la Junta de Recursos del Aire de California (CARB), aseguró que: “Los automóviles, camiones y autobuses son los mayores contribuyentes al cambio climático. Al poner más vehículos eléctricos en la carretera, reduciremos el consumo de combustibles fósiles y haremos de California un estado de transporte limpio y seguro para el clima”.