Brasil superó los 100.000 muertos y 3 millones de contagios por Coronavirus

Foto: Reuters

El país latinoamericano rompió ambas brechas y continúa siendo la segunda nación más afectada por la pandemia detrás de Estados Unidos. El jueves, el presidente Jair Bolsonaro había afirmado que tiene “la conciencia tranquila”, ya que asegura que hizo “lo posible e imposible para salvar vidas”.

Brasil superó en las últimas horas de este sábado los 100.000 muertos y 3 millones de contagios por Coronavirus, por lo que continúa siendo el segundo país más afectado del mundo por la pandemia, solo detrás de Estados Unidos (más de 162.000 decesos y 5 millones de casos).

Fueron 745 muertes y 49.970 casos los que se confirmaron este sábado, lo que llevó a un total de 100.447 fallecimientos y 3.012.412 infecciones desde el inicio de la pandemia en el país latinoamericano, que además de sufrir una crisis sanitaria también vive una preocupante situación política.

El principal responsable de ambas cuestiones es su presidente, Jair Bolsonaro, que ha hecho todos los esfuerzos por demostrar que el COVID-19 no es tan grave como parece, ya que llegó a calificarlo de “gripecita” y “resfriadito”.

Además, se mostró ante la prensa en reiteradas oportunidades sin barbijo pese a que adujo haber contraído el virus, algo que fue puesto en tela de juicio debido a que nunca mostró un test con resultado positivo ni uno negativo tras su presunta recuperación.

Pese a ello, el jefe de estado aseguró que tiene “la conciencia tranquila”, ya que asegura haber “hecho lo posible e imposible por salvar vidas”, lo que desató fuertes críticas de parte de integrantes de la oposición y algunos gobernadores, con quienes ha discutido por la decisión de algunos de ellos de establecer cuarentena dentro de sus jurisdicciones.

Otra controversia entre los gobernadores y el presidente se dio por las cifras oficiales de muertes. Sobre este punto, Bolsonaro afirmó que las máximas autoridades estatales informan cifras mayores a las reales y criticó a los médicos por informar muertes por COVID-19 sin contar -según él- con un diagnóstico positivo.

Por el contrario, varios gobernadores sostienen exactamente lo contrario: que el presidente oculta los verdaderos datos de los decesos y colabora a que muchas personas que fallecen sin un resultado positivo no se contabilicen dentro de los decesos por Coronavirus.

Esto último también ha sido afirmado por varios sectores de la prensa, que lanzaron un recuento propio luego de que comenzaran a observarse irregularidades en los reportes oficiales, lo que llevó a que el sitio de la Universidad Johns Hopkins -el más prestigioso a nivel mundial en llevar una contabilización de casos y muertes- elimine momentáneamente al país de su lista.

Translate »