Hasta la fecha, Brasil supera los 5000 fallecidos, la cifra más alta de Latinoamérica, ubicándose por encima de China en cantidad de decesos.

«Lo lamento, pero ¿qué quieren que haga?», fue la respuesta del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro ante la consulta de periodistas por el registro en las últimas 24 horas de 474 fallecidos, y, un total de 71.886 contagiados en todo el País, de acuerdo con las cifras del Ministerio de Salud.

Bolsonaro intentó bromear con su segundo nombre ante las consultas de los periodistas sobre el deficiente accionar del gobierno ante la pandemia: “Lo siento, soy Mesías, pero no hago milagros» expresó en tono irónico.

El Jefe de Estado lamentó la situación sanitaria del país y expresó su solidaridad a las familias que perdieron seres queridos y reiteró su opinión sobre la pandemia en el país: «El virus va a afectar al 70 % de la población, es infelizmente una realidad”.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, criticó estas declaraciones y manifestó la necesidad de un cambio de gobierno por la manera en que el actual presidente ha afrontado la pandemia, así como la falta de decisiones acertadas en el área económica y social.

«La falta de respeto de Bolsonaro por las víctimas del coronavirus y sus familias muestra cuánto necesitamos discutir el cambio de este gobierno. Es grave. No se ocupa de la pandemia, no se ocupa de la economía y no se ocupa de las personas», escribió Lula en su cuenta de Twitter @LulaOficial.

Al inicio de las medidas de restricción en el país, Bolsonaro demostraba su escepticismo ante la pandemia, pues cuestionaba la cuarentena y llegó a criticar las medidas adoptadas por algunos de sus gobernadores para frenar el avance del Coronavirus. «En mi caso particular, si fuera contagiado, no precisaría preocuparme, porque sería una gripecita, un resfriadito», dijo sin preocupación en su momento el Presidente de 65 años.

Translate »