Biden se anota una victoria con la aprobación de su ambicioso plan de infraestructura

Foto: Tw @POTUS

Después de una dura derrota electoral en un estado demócrata, el presidente Joe Biden finalmente se anotó una victoria con la aprobación de su gigantesco plan de infraestructura en el Congreso, estimado en poco más de un billón de dólares, un logro que el mandatario calificó como «un avance colosal para la nación».

«A todos aquellos que se sienten abandonados y marginados por una economía que cambia tan rápidamente: esta ley es para ustedes», aseguró, sonriente, el presidente en un mensaje a la nación, apenas cuatro días después de la derrota del gobernador demócrata en Virginia frente a un republicano apoyado por el exmandatario Donald Trump, un resultado que no había pronosticado ningún sondeo.

«Hicimos algo que se adeudaba y se hablaba hace mucho tiempo en Washington, pero que nunca realmente se había impulsado», se congratuló Biden y agregó: «Esta es una inversión como solo existe una vez en una generación, que creará millones de empleos, modernizará nuestra infraestructura, nuestras rutas, nuestros puertos, nuestra banda ancha. Convertirá a la crisis climática en una oportunidad. Y nos pone en el rumbo correcto para ganar la competencia económica del siglo XXI que enfrentamos con China y otros países grandes,» según reprodujo la cadena de noticias ABC.

La ley que fue aprobada por la Cámara baja del Congreso asignará una inversión de 110.000 millones de dólares para rutas, puentes y autopistas; 66.000 millones para transporte ferroviario de pasajeros, 39.000 millones para transporte público en general, 65.000 millones para mejorar el acceso a la banda ancha de internet y 55.000 millones para infraestructura de agua y gestión de residuos.

En total, el Gobierno estima que este paquete masivo de inversión pública creará un millón y medio de puestos de trabajo promedio cada año durante una década.

La llamada ley de infraestructura es uno de los tres ejes de la política económica diseñada por Biden en este primer año de gestión. Los otros dos son la ley de rescate nacional para recuperar a la economía y al país en general de los efectos de la pandemia -que fue aprobado en marzo por un monto de 1,9 billones de dólares- y su vasto paquete de 1,75 billones de dólares para reformar el sistema de bienestar y para luchar contra el cambio climático, que aún sigue trabado en el Congreso.

La ley de infraestructura fue aprobada por 228 votos a favor y 206 en contra; 13 congresistas republicanos se sumaron al oficialismo y seis demócratas del ala más de izquierda del partido rompieron la línea de la bancada y votaron en contra, entre ellos Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib.

Translate »