Biden y Trump visitaron Georgia, un estado que tiene al país “con los ojos puestos en ella”

Foto: AP - CNN

Ambos líderes políticos manifestaron esa frase en relación al proceso electoral que atraviesa el estado este martes, donde se dirimirán las dos últimas bancas vacantes del Senado.

El presidente Donald Trump y su futuro sucesor en el cargo, Joe Biden, visitaron Georgia este lunes, en la víspera de la elección para definir las últimas dos bancas en el Senado, que resultará clave para sus futuros políticos.

Para Biden, una victoria en ambas disputas significaría un empate en la Cámara Alta y la posibilidad de impulsar cualquier iniciativa gracias al voto de desempate de la vicepresidenta electa Kamala Harris. Para Trump, en tanto, es una oportunidad de retirarse del poder con la garantía de bloquear esa intención de su rival, mientras sigue peleando por los irreversibles resultados de las elecciones presidenciales.

Por eso, no llamó la atención que en su viaje al estado ambos líderes manifiesten la misma frase: “Los ojos del país están puestos en Georgia”, lo que demuestra la importancia de este proceso electoral a dos semanas del controvertido traspaso de mando, al cual también se refirieron este lunes tanto el demócrata como el republicano.

En el caso de Biden, su alocución se dio por la tarde en un autocine de Atlanta -la ciudad más importante del estado- donde manifestó su apoyo a sus correligionarios Jon Ossoff y Raphael Warnock y, sin mencionarlos, criticó a sus rivales (los republicanos David Perdue y Kelly Loeffler) por “colocar su lealtad a Trump por delante de la gente”.

Hay dos senadores que piensan que su lealtad es hacia Trump, no hacia Georgia. Ellos creen que le hicieron un juramento a Donald Trump y no a la Constitución de Estados Unidos”, disparó.

“En mi caso, fui elegido cuando tenía 29 años y luego reelecto seis veces más como senador de Estados Unidos por Delaware. Ni una sola vez pensé que hice un juramento a ningún presidente, sea demócrata o republicano. Yo hice un juramento a la Constitución de los Estados Unidos”, comparó.

Además, criticó a Trump por “quejarse y quejarse” y le pidió que de una vez por todas “suelte el poder”, que “le ha sido otorgado por el pueblo estadounidense”. “La voluntad del pueblo es lo que debe prevalecer”, manifestó.

Por su parte, Trump también se volvió a referir al proceso electoral, que ya consagró informalmente a Biden como presidente, pese a que resta un paso protocolar en el Congreso que cobra importancia porque allí estará el vicepresidente Mike Pence, que podría intentar bloquear lo que suele ser una mera formalidad.

Espero que Mike Pence nos ayude. Realmente espero que nuestro gran vicepresidente nos ayude. Es un gran tipo, un hombre maravilloso, inteligente y que me gusta mucho”, dijo Trump por la noche, ante una multitud que lo observó en la ciudad de Dalton.

En realidad, el papel del vicepresidente es absolutamente ceremonial, algo que los propios republicanos admitieron cuando un juez federal de Texas desestimó un pedido para que Pence tenga la autoridad legal para revocar el resultado de las elecciones.

Por eso, no quedó claro a qué se refirió el presidente cuando le pidió “ayuda” a su compañero de fórmula, aunque la expectativa sobre esa situación aumenta a medida que la fecha se acerca.

Translate »