Biden visitó Filadelfia y pidió a los republicanos que no avancen con la designación de un juez en la Corte Suprema

Foto: Inquirer

El ex vicepresidente envió el mensaje a los senadores del oficialismo, que podrían aprobar el nombramiento de la sucesora de Ruth Ginsburg antes de las elecciones.

El candidato presidencial por el Partido Demócrata, Joe Biden, visitó este domingo Filadelfia y lanzó un contundente mensaje a los senadores republicanos, que podrían aprobar el nombramiento de la sucesora de Ruth Ginsburg en la Corte Suprema de Justicia antes de las elecciones.

“Es lo último que necesitamos en este momento. Les pido a los republicanos en el Senado que sigan su conciencia y decidan cuando el próximo presidente y el próximo Senado estén en su lugar”, solicitó.

“Lo último que necesitamos”, reiteró, “es agregar una crisis constitucional que nos sumerja más en el abismo y en la oscuridad”. “Si seguimos este camino, creo que causaremos daños irreversibles”, agregó.

Para que se cumplan sus deseos, Biden necesita que cuatro miembros del oficialismo voten en contra de un candidato de su propio partido en el Senado, algo que no tiene precedentes en la historia de la Cámara alta.

Ginsburg, de 87 años, falleció el pasado viernes debido a un cáncer metastásico de páncreas. Desde entonces, el presidente Donald Trump ha mostrado firmes intenciones de colocar a un postulante de su ala política en su lugar.

Inclusive, en un mitin que celebró el pasado sábado aseguró que nominará a un candidato esta semana, lo que ha generado fuertes resistencias en la oposición debido a que rompería el equilibrio en el máximo tribunal.

Hasta el fallecimiento de Ginsburg, ambos partidos contaban con cuatro representantes por lado, y el balance solía quebrarlo el presidente de la Corte, John Roberts, históricamente asociado a los republicanos, pero que últimamente se ha posicionado en contra de Trump.

Dos cuestiones juegan en contra del mandatario en el caso de que tome esta decisión. Por un lado, en 2016 el Partido Republicano se mostró opuesto a que Barack Obama nombre a un reemplazante de Antonin Scalia antes de los comicios, pese a que el republicano había fallecido en febrero, previo al deceso de Ginsburg.

Además, antes de morir, la propia jueza escribió una carta en la cual pidió “no ser reemplazada hasta que un nuevo presidente jure el cargo”, algo que sería desoído por Trump, que ya nombró dos jueces para el máximo tribunal en sus tres años de mandato.

Translate »