Biden visitó Scranton para destacar el paquete de infraestructura: “Competitividad versus complacencia”

Foto: Official White House Photo by Adam Schultz (The White House - Flickr)

“Se trata de ampliar las oportunidades. No podemos permitir sentarnos mientras otros países nos pasan. Vamos a dar nueva vida a la economía y a nuestra fuerza laboral”, argumentó el presidente.

Durante la visita a su ciudad natal Scranton, Pensilvania, el presidente Joe Biden argumentó los motivos por los que el Senado debe llegar a un acuerdo de aprobación de los proyectos de Ley de infraestructura y su plan Build Back Better, los cuales, en palabras del mandatario, representarían una ventaja competitiva de la nación a largo plazo, así como un cambio en la economía para los trabajadores.

Estos proyectos de ley no se tratan de izquierda contra derecha, o de moderado contra progresista, o cualquier cosa que enfrente a un estadounidense entre sí. Estos proyectos de ley tratan de competitividad versus complacencia. Se trata de ampliar las oportunidades”, señaló el presidente.

Casi tres meses después de su paso por Lehigh Valley, Biden defendió su plan de 3,5 billones de dólares, que requiere 50 votos de la bancada azul para ser aprobado, aunque los senadores Joe Manchin y Kyrsten Sinema están en desacuerdo con el monto final del paquete.

Frente a estas circunstancias, el proyecto de ley inicial del presidente podría verse recortado para asegurar el apoyo de los demócratas que se oponen. 

El mandatario aseguró que la infraestructura del país “solía ser la mejor del mundo”, pero citó datos del Foro Económico Mundial para detallar que en la actualidad Estados Unidos ocupa el puesto 13 en términos de carreteras, puentes, Internet y otras obras.

“Dejamos de invertir en nosotros mismos. Estados Unidos sigue siendo la economía más grande del mundo. Todavía tenemos los trabajadores más productivos del mundo, las mentes más innovadoras, pero corremos el riesgo de perder nuestra ventaja como nación”, resaltó el Jefe de Estado.

Según la propuesta del presidente, el costo del paquete de gastos no aumentaría el déficit y quedaría en cero, ya que “no se trata de gastar dinero, sino de recortar impuestos para los estadounidenses de clase media y garantizar que las grandes corporaciones y los ricos paguen su parte justa”.

El plan de presupuestario plantea que ninguna persona que gane menos de $400.000 al año verá un aumento en el pago de sus impuestos y ninguna familia de ingresos medios pagará más del 7 % de sus ingresos en cuidado infantil.

“Se trata de algo más que dar un respiro a las familias trabajadoras; se trata de posicionar a nuestro país para competir a largo plazo”, enfatizó el presidente.

Translate »