Bethlehem destina 200 mil dólares para inquilinos con problemas financieros por el Coronavirus

La ciudad ofrece una nueva ayuda económica para los residentes que hoy se encuentran con dificultades para pagar el alquiler de sus viviendas, debido a la crisis del COVID-19. 

Bethlehem destina 200 mil dólares para inquilinos con problemas financieros para afrontar sus alquileres en un contexto de crisis pandémica. El Estado se asoció con New Bethany Ministries y la Junta Asesora Regional para Personas sin Hogar de Lehigh Valley, con el objetivo de crear un programa que ayude a los ciudadanos a pagar sus facturas. 

La subvención llega en un momento estratégico para auxiliar a la población, en un contexto cada vez más comprometido por el Coronavirus, y al tiempo que la moratoria dispuesta por el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, -que busca negar desalojos y embargos- tiene previsto terminar para el 10 de julio.

En esa dirección, y consciente de la realidad que les toca vivir a las personas que hoy están atrasadas con sus alquileres, el alcalde de Bethlehem, Bob Donchez, se refirió al apoyo financiero que brinda la ciudad. «Somos afortunados de tener fondos disponibles para ser utilizados en este programa, y continuaremos brindando apoyo a nuestros residentes que estén afectados por el Coronavirus».

A su vez, Donchez habló sobre la crisis económica que presenta el país y el mundo, y la importancia que conlleva poder brindar un Programa de Asistencia de Alquiler en el marco del COVID-19: “Son tiempos sin precedentes en donde los hogares se encuentran luchando y necesitan recibir apoyo financiero”, destacó

Los residentes que deseen recibir el estímulo federal deberán comunicarse al 610-691-5612, extensión 213. Los fondos serán entregadas desde New Bethany Ministries, una organización interreligiosa sin fines de lucro que cuenta con más de 900 voluntarios.

Aquellas personas que necesiten de los fondos, pero que no vivan en Bethlehem, podrán solicitar ayuda a las organizaciones sin fines de lucro de Lehigh Valley. Las mismas estarán en contacto con los condados de la región para proteger a los ciudadanos que no logren cumplir con los costos del alquiler.

Translate »