Bajan pedidos de subsidios por desempleo aunque casi 17 millones de personas aún lo cobran

Foto: pixnio.com

La cantidad de solicitudes iniciales por desempleo disminuyeron desde 566.000 a 553,000 en la semana que terminó el 24 de abril, lo que representó una baja de 13.000 subsidios entre un período y otro, mientras que el total que percibe esa ayuda ronda las 17 millones de personas, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

Con estas cifras, los pedidos de subsidios por desempleo cayeron drásticamente durante el año pasado, pero se mantienen muy por encima de la cifra promedio de 230.000 por semana, antes de la pandemia del Coronavirus en marzo de 2020.

Texas, Wisconsin y Georgia encabezaron los estados con las mayores disminuciones en las presentaciones iniciales de personas desempleadas, mientras que Virginia registró un aumento de más de 29.000 solicitudes.

De esta manera, si se incluye el programa federal diseñado para aliviar el dolor económico de la crisis de salud, 16,6 millones de personas reciben algún tipo de ayuda por desempleo, según la medición cerrada el 10 de abril pasado.

La caída en las solicitudes de beneficios por desempleo es la última señal de que el mercado laboral está mejorando constantemente.

A medida que más empresas y estados vuelvan a abrir en los próximos meses, se espera que la contratación continúe acelerándose.

Los reclamos por desempleo representan un equivalente de los despidos, y para los economistas es una señal para saber hacia dónde se dirigen el mercado laboral y la economía.

Los empleadores contrataron en marzo a 916.000 trabajadores, y se espera que la próxima semana, la cartera laboral informe que en abril fueron contratados una cantidad similar, de acuerdo con un sondeo privado.

La tasa de desempleo cayó al 6% desde un máximo del 14,8% en abril de 2020.

Antes de la pandemia, durante la gestión del expresidente Donald Trump, el desempleo era solo del 3,5% en febrero de 2020.

Los empleadores comienzan a quejarse de que no pueden encontrar trabajadores, a pesar de la elevada tasa de desempleo. Algunos estadounidenses rechazan regresar al trabajo porque todavía temen contraer el virus o porque necesitan cuidar a niños que no han regresado a la escuela.

Al mismo tiempo, temen perder un beneficio de desempleo suplementario federal de 300 dólares semanales, además de la ayuda estatal, lo que significa que algunos trabajadores de bajos ingresos pueden ganar más con los beneficios por desempleo que con sus trabajos regulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »