Aumentan un 222% los robos y un 63% las balaceras en los almacenes de Nueva York

Foto: Andrés Correa Guatarasma

El rubro se convirtió en uno de los grandes damnificados por la violencia callejera, intensificada por la falta de alimentos en las góndolas de supermercados durante la pandemia. Los incidentes afectaron principalmente a inmigrantes.

Durante los primeros ocho meses de la pandemia, hubo un incremento del 63% en los acontecimientos con disparos dentro o frente a las tiendas, y una fuerte escalada del 222% en los robos, según datos del Departamento de Policía obtenidos por The New York Times.

Los hechos son variados e incluyen asaltos, robos de mercancía, balaceras, golpes y apuñalamientos y encuentran a los almacenes como uno de los sectores más golpeados por los ataques.

Estos negocios, tradicionalmente considerados partes de la comunidad, han experimentado cifras de robos triplicadas durante el 2020, además de haberse registrado seis personas fallecidas al interior o en inmediaciones de los pequeños comercios.

En la primavera, cuando Nueva York se cerró y los artículos esenciales volaron de los estantes de los supermercados, los mini mercados se convirtieron en un salvavidas para los ciudadanos que buscaban productos básicos difíciles de encontrar, mayormente cerca de sus casas.

Del mismo modo, a medida que la pandemia se ha extendido y un número cada vez mayor de personas han perdido sus trabajos, los almacenes han pasado a ser los principales objetivos de una creciente ola de delincuencia, poniendo en peligro a los operadores, la gran mayoría inmigrantes.

El mencionado aumento se produce cuando un rebrote del virus golpea a la ciudad y una fuerte crecida de la violencia armada afecta a los neoyorquinos desde el verano. En general, los tiroteos se han duplicado este año con respecto a 2019, y los homicidios han aumentado casi 40%.

Translate »