Asesor de Seguridad Nacional de Trump da positivo por COVID-19

Se trata hasta el momento del funcionario de más alto rango de la administración de Donald Trump que ha dado positivo a la enfermedad. 

El asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, Robert O’Brien, de 54 años, dio positivo de COVID-19 y se convirtió en una de las personas más cercanas al mandatario en contraer la enfermedad. Así fue informado desde la Casa Blanca, a la vez que aseguraron que no ha habido riesgo de exposición al mandatario. 

“Tiene síntomas leves, se ha autoaislado y trabaja desde un lugar seguro fuera del edificio residencial. No hay riesgo de exposición al presidente o al vicepresidente. El trabajo del Consejo de Seguridad Nacional continúa ininterrumpidamente”, informó la mansión presidencial en un comunicado.

De acuerdo con el asesor económico de Trump, Larry Kudlow, O’Brien se infectó junto a su hija. El funcionario regresó recientemente de un viaje a Francia y la última vez que apareció públicamente junto al presidente fue el 10 de julio, en Florida, antes de de partir a hacia Europa.

“No lo he visto últimamente”, aseguró Trump a la prensa refiriéndose a su contacto con O’Brien, quien es el cuarto asesor de seguridad nacional que ha nombrado durante su administración y sustituyó a John Bolton desde septiembre del año pasado por discrepancias políticas con el presidente.

El diagnóstico de O’Brien se suma a otros casos detectados dentro del círculo cercano al mandatario, como el de la presidenta nacional de finanzas, Kimberly Guilfoyle, quien es la novia del hijo mayor de Trump, Donald Trump Jr; Katie Miller, la principal asistente de comunicaciones del vicepresidente Mike Pence; junto a varios agentes del Servicio Secreto de los Estados Unidos y personal de la campaña de Trump.

Este nuevo contagio surge en circunstancias que ya suman en nuestro país más de 4,2 millones de casos por COVID-19 y 146.935 fallecidos. Con estos números, y siendo desde hace tiempo la nación con más infectados, el liderazgo de Trump ha comenzado a cambiar su mensaje hacia una postura más consciente sobre la gravedad de la enfermedad.

La semana pasada canceló la Convención Nacional Republicana en Florida por preocupaciones con los brotes en ese estado, que ha alcanzado picos de hasta 77.000 casos por día. Además, el líder republicano ha comenzado a promover el uso de máscaras, luego de haber desestimado su utilidad, y ha dicho que el retorno a clases puede extenderse en algunas regiones.

Translate »