Argentina alcanzó su récord diario de contagios y muertes por Coronavirus

Foto: Argentina

Este martes, el país reportó 5.344 casos y 117 fallecimientos, su número más alto desde que comenzó la pandemia. El 92 % de los casos se concentran en el área metropolitana de Buenos Aires.

Argentina alcanzó este martes su récord diario de casos y muertes por Coronavirus, mientras el país se debate entre cuarentenas estrictas y reaperturas progresivas, dependiendo de la región.

Fueron 5.344 casos y 117 fallecimientos en las últimas 24 horas, por lo que se superó el pico en ambos apartados, ya que el récord de contagios había sido el pasado sábado (4.518 infecciones) y el de muertes este lunes (113).

De los 5.344 contagios, el 92,2% (4.929) se registró en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), región que comprende tanto a la Capital Federal como el conurbano bonaerense, la zona más densamente poblada del país.

Una correlación prácticamente igual se da si se contabiliza el total de diagnósticos positivos en el país (136.118), debido a que el 91,8% (124.975) provienen del AMBA, que debió volver a una cuarentena estricta entre el 1 y el 17 de julio para detener la escalada de casos.

Desde entonces, el AMBA regresó a la denominada “Fase 3”, que establece la reapertura de los comercios y permite la actividad deportiva y las salidas recreativas.

Fuera de la zona que comprende a la capital y sus alrededores, otra de las provincias que preocupa es Chaco, que acumula 3.031 contagios. De esta forma, su relación de diagnósticos positivos (2º región del país) con cantidad de habitantes (10º de la nación) es alarmante, ya que otras provincias con mayor cantidad de habitantes han sabido manejar mejor la pandemia.

Sin lugar a dudas entre esos sitios se encontraba hasta hace algunas semanas Córdoba, la segunda provincia más importante del país. Sin embargo, desde que comenzó julio ha tenido varios brotes simultáneos en distintos puntos de su territorio y la situación sanitaria preocupa cada vez más a los especialistas, ya que actualmente se registran más de 1.377 infecciones desde el inicio del brote.

Por la gran concentración de casos que hay en el AMBA, la atención presidencial se ha centrado allí y ha dejado en manos de los gobernadores las decisiones en sus territorios, por lo que en cada zona se viven situaciones distintas.

Por ejemplo, mientras Misiones se apronta a habilitar el turismo interno, con las Cataratas del Iguazú como principal atractivo, Jujuy -que había hecho lo mismo hace alrededor de un mes- regresó a Fase 1, la etapa más restringida de la cuarentena, por un aumento de casos.

No es la única dificultad que atraviesa el país, que encabeza una complicada y extensa negociación por su elevada deuda externa, registra niveles de pobreza que superan el 40% y tiene niveles de inflación altísimos para la región, un problema constante que pocas veces ha podido solucionar en su historia económica.

Debido a esa situación, cada vez se siente con más fuerza la presión de distintos sectores por reabrir la actividad económica y detener la recesión, que golpea con fuerza los bolsillos argentinos pese a la ayuda extraordinaria de 10.000 pesos -apenas un cuarto de lo que se necesita para no caer en la pobreza, según estadísticas oficiales- que brindó el Gobierno nacional para los desocupados o trabajadores informales.

Por el momento, el presidente Alberto Fernández ha conseguido importantes acuerdos con los gobernadores de la oposición -por ejemplo, el Jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta- y toma la mayoría de las decisiones sanitarias en conjunto con ellos, pero las divergencias entre los distintos bloques políticos comienzan a acrecentarse, mientras el país parece comenzar a atravesar el tan esperado pico de la pandemia.

Translate »