Andrew Cuomo negó acusaciones de acoso sexual señaladas por la fiscal general del estado

Foto: governorandrewcuomo - Flickr

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, negó las acusaciones de «acoso sexual a varias mujeres», incluidas sus empleadas, hechas este martes por la fiscal general del estado, Letitia James, al anunciar los hallazgos de su investigación sobre las acusaciones contra el líder demócrata, en la que se lo señala de instituir una cultura de miedo dentro de su gobierno.

«Quiero que sepan directamente de mí que nunca toqué a nadie de manera inapropiada ni hice insinuaciones sexuales inapropiadas«, aseguró Cuomo en un discurso televisado.

«Tengo 63 años. He vivido toda mi vida adulta a la vista del público. Eso no es lo que soy. Y ese no es quien he sido», afirmó.

Cuomo se pronunció después de la publicación de un explosivo informe por parte de la oficina de la fiscal general de Nueva York, que provocó llamados inmediatos a su renuncia.

El gobernador, un veterano político que se volvió especialmente popular durante la pandemia de Coronavirus, dijo que tenía el hábito de besar y tocar a las personas como un gesto de calidez y amistad, a menudo en público.

«Me han visto hacerlo en la televisión durante todas mis ruedas de prensa y durante 40 años antes de eso», enfatizó.

«Trato de hacer que la gente se sienta cómoda. Trato de hacerlas sonreír. Trato de conectarme con ellos y trato de mostrarles mi aprecio y mi amistad», añadió.

«Ahora entiendo que hay perspectivas generacionales o culturales que, francamente, no las había apreciado del todo. Y he aprendido de esto», sentenció el gobernador, citado por la agencia de noticias AFP.

Más temprano, James, también en conferencia de prensa, anunció: «La investigación independiente ha concluido que el gobernador Andrew Cuomo acosó sexualmente a varias mujeres y, al hacerlo, violó la ley federal y estatal».

La fiscal añadió que la pesquisa demostró que Cuomo «acosó sexualmente a empleadas actuales y antiguas del estado de Nueva York al avanzar con toqueteos no deseados y no consentidos y al hacer numerosos comentarios de naturaleza sexual sugerente que generaron un ambiente de trabajo hostil para las mujeres».

El comportamiento de Cuomo no se limitó a los miembros de su propio personal, sino que se extendió a otros empleados estatales, incluido una policía, así como a miembros del público, según el informe de la fiscal general.

La investigación, que contempla declaraciones de 179 personas y 74.000 piezas de evidencia, también concluyó que el gobernador y su equipo cercano tomaron medidas de represalia contra al menos una exempleada por denunciar su experiencia.

Las acusaciones contra Cuomo se intensificaron en febrero pasado, cuando la exasesora Carlotte Bennett relató que le había hecho preguntas sobre su vida sexual durante una conversación de junio de 2020 en su oficina en el Capitolio estatal.

Ella le dijo a The New York Times que interpretó los comentarios de Cuomo como «claras propuestas de una relación sexual».

Otra exasistente, Lindsey Boylan, afirmó que le había realizado gestos inapropiados, incluido un beso no deseado.

Si bien los investigadores describieron repetidamente la conducta de Cuomo como «ilegal», una nota al pie del informe establecía que no llegaba a una conclusión sobre «si la conducta equivale o debería ser objeto de un enjuiciamiento penal».

Las controversias que envuelven ahora al gobernador están muy lejos de la aclamación que recibió al comienzo de la pandemia, que logró manejar bastante bien.

Translate »