Andrew Cuomo: “A partir del lunes solo se permitirá comer en el exterior o comprar comidas para llevar”

Foto: Flickr Gobernador Cuomo

Tal como lo había advertido la semana pasada, el mandatario estatal ordenó la suspensión del expendio de comidas en espacios cerrados en la Gran Manzana.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, restableció la prohibición para la venta de comidas en interiores debido a que las hospitalizaciones por COVID-19 no se han estabilizado y las infecciones continúan incrementándose.

“El comedor interior cerrará en la ciudad de Nueva York el lunes. Las hospitalizaciones no se han estabilizado y con una tasa de infección en aumento y la densidad de la ciudad, esto significa que comer en el interior es un riesgo demasiado alto. Continuarán las comidas para llevar, a domicilio y al aire libre”, informó Cuomo en rueda de prensa.

La nueva restricción para el sector gastronómico aparece cuando el estado acumula una tasa de positividad de 4,98%, después que se detectaron 10.595 contagios en la última jornada y se reportaron un total de 5.321 personas hospitalizadas. El reporte incluyó 87 muertes para superar los 34.000 decesos y más de 740.000 contagios.

El mandatario estatal refirió que más del 70% de los casos están relacionados con reuniones familiares y citó un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) que reveló una relación entre asistir a bares o restaurantes con un mayor riesgo de contraer COVID-19.

“Tiene la coincidencia de dos hechos: los CDC, que emitieron advertencias sobre las comidas en interiores la semana pasada, y luego tenemos la situación particular de la ciudad de Nueva York, que es una de las ubicaciones más densas de este país”, dijo Cuomo.

Debido al cierre de la industria de la comida en esta temporada navideña, muchos establecimientos enfrentarán un duro golpe financiero que llevó al cierre de numerosos locales durante la primavera.  En este aspecto, el mandatario reconoció que “sí habrá dificultades económicas”, pero argumentó que la situación se ha complementado con comidas al aire libre que se han “ampliado agresivamente”.

Por el momento, Cuomo evalúa la posibilidad de imponer restricciones en otras regiones del estado, aunque no reveló detalles. Además, explicó que las medidas en Nueva York son más severas que en otras partes -donde los restaurantes tienen menos limitaciones- porque la densidad poblacional cambia las condiciones.

Ante el panorama que se avecina para este sector, el líder demócrata extendió una moratoria sobre los desalojos comerciales para proteger los establecimientos que no pueden pagar la renta. Asimismo, solicitó al Congreso que incluya un alivio económico para los restaurantes y bares en un proyecto de ley de ayuda.

Mientras tanto, el gobernador espera que 346.000 dosis de la vacuna Moderna aterricen en el estado la semana del 21 de diciembre, además de las 170.000 dosis de Pfizer que llegarán este fin de semana, las cuales están a pocas horas de recibir la autorización de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

Translate »