Amnistía Internacional pide a Estados Unidos que corte la asistencia a Colombia

Amnistía Internacional (AI) pidió hoy a Estados Unidos que cese de inmediato el suministro a Colombia de equipo utilizado por la fuerzas de seguridad para la represión de las protestas que se desarrollan contra el Gobierno del presidente Iván Duque desde hace casi un mes y en las que ya murieron al menos 50 personas.

“El papel de Estados Unidos en alimentar ciclos incesantes de violencia cometidos contra el pueblo de Colombia es indignante”, dijo el director de promoción de AI Estados Unidos, Philippe Nassif, en un comunicado de la organización defensora de los derechos humanos, citado por la agencia AFP.

El texto agregó que el Gobierno estadounidense parte “en los asesinatos, desapariciones, violencia sexual y otras torturas, y en la horrenda represión de docenas de manifestaciones, en su mayoría pacíficas”.

El pedido de AI está en línea con el que realizaron 55 congresistas estadounidenses la semana pasada, en una carta dirigida al secretario de Estado, Antony Blinken, quien también recibió el pedido de AI.

En esa presentación, los legisladores expresaron su preocupación por la crisis social y política y la situación de los derechos humanos en el país sudamericano.

El reclamo de la AI pone énfasis en que el Gobierno de Estados Unidos debe suspender de inmediato “el suministro, la venta directa o indirecta, y la transferencia de equipo utilizado para la represión, como armas pequeñas, escopetas y municiones relacionadas”.

Asimismo, pide que cese el envío de equipo menos letal, como gases lacrimógenos, proyectiles antidisturbios y lanzadores, vehículos blindados, tecnologías de vigilancia de doble uso, capacitación y cualquier otra asistencia técnica o financiera.

“Debe mantenerse una suspensión de armas hasta que las fuerzas de seguridad colombianas cumplan plenamente con el derecho y las normas internacionales sobre el uso de la fuerza, los abusos sean investigados de forma independiente e imparcial y exista plena rendición de cuentas por todas las violaciones de derechos humanos cometidas por el Gobierno”, señala AI.

El comunicado afirma que Blinken “tiene el poder de detener el miedo y el terror que padecen los manifestantes colombianos y debe hacerlo de inmediato”.

“Estados Unidos había sido históricamente uno de los principales proveedores de armas y otros equipos policiales de Colombia y hay informes de nuevas órdenes de compra de equipos estadounidenses desde principios de 2021”, concluyó el duro comunicado.

Colombia cumple hoy 24 días de paro nacional que inició el 28 de abril en rechazo a la radicación en el Congreso de una polémica reforma fiscal impulsada por el Gobierno, que ante la presión de las movilizaciones debió retirarla el domingo 2 de mayo. Sin embargo, las manifestaciones han seguido y el miércoles la presión social logró que los congresistas de las comisiones séptimas conjuntas de Senado y Cámara aprobaran archivar el polémico proyecto de ley, con el cual se planteaba una reforma al sistema de salud.

Al menos 50 personas murieron durante las protestas y casi 600 fueron heridas, de las cuales unas 37 sufrieron lesiones oculares por disparos efectuados por la policía. Además, se detuvo de manera arbitraria a por lo menos 1.430 personas, se cometió violencia sexual contra 21 mujeres y hay más de 520 personas reportadas como desaparecidas.

Ante tales abusos, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Unión Europea y organizaciones de derechos humanos, entre otros, han denunciado ante la comunidad internacional un uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía de Colombia.

Translate »