AMLO criticó a la prensa y dijo que es “el presidente más atacado” de los últimos 100 años

El mandatario mexicano afirmó que el 66% de las columnas de los periodistas están en su contra y garantizó que en su gobierno “no hay censura ni represalias en contra de nadie”.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, criticó este jueves a la prensa y dijo que él “es el presidente más atacado” desde Francisco Madero, que gobernó desde 1911 hasta 1913, cuando fue asesinado por sus convicciones políticas.

“Nunca se había atacado tanto, desde los tiempos del presidente Madero, a un presidente como ahora”, afirmó, y detalló que -en su opinión- el 66,3% de las columnas políticas en los periódicos hablan en su contra y solo el 10% lo hace a su favor, según un relevamiento propio.

“Los que antes callaban como momias ante el saqueo y las atrocidades cometidas por los gobiernos anteriores, ahora gritan como pregoneros”, manifestó, y apuntó especialmente contra los diarios El Financiero, Reforma y Universal, y los diferenció de La Jornada, que dijo que lo “trata bien”.

“Nada más lo quiero señalar para que no confundan y no manipulen”, sostuvo.

En ese supuesto relevamiento, el presidente destacó que también halló que solo “el 10% de los artículos están escritos por mujeres”, lo que significa una “contradicción” para esos periódicos que “se envuelven en la bandera del feminismo y no tienen participación de las mujeres”.

Además, AMLO remarcó que esas constantes críticas son la prueba de que bajo su gobierno se garantiza la libertad de prensa, algo que lo “llena de orgullo”, luego de que algunos periodistas denunciaron que no podían expresar sus opiniones libremente.

“Eso es una falsedad”, aseguró, y dijo que quienes afirman eso no gozan de “honestidad intelectual”. “Decir que no hay libertad de expresión y que no se garantiza o que está amenazada la libertad de prensa es falso”, reiteró.

“En mi gobierno no ha habido censura ni represalias en contra de nadie. No se ha perseguido a nadie de los medios de información”, enfatizó.

Pese a sus críticas, afirmó que “es algo para celebrar” que la gran mayoría de la prensa lo critique, porque “siempre pasaba que la prensa estaba vendida o alquilada al régimen de turno”.

“Esto es algo nuevo. Ahora los medios ejercen a sus anchas la libertad, y por eso es importante tener datos y argumentos”, sostuvo.

Translate »