América Latina sigue siendo la región más golpeada del mundo por la pandemia

Foto: Reuters

Con 5 países entre los 10 con más contagios y la misma cantidad entre los 10 con más muertes per cápita, la región atraviesa la parte más dura de la pandemia en lo que va del año.

El Coronavirus fue golpeando con fuerza distintas regiones del mundo a medida que se desarrollaban los meses. Luego de su inicio en Wuhan, avanzó hacia Europa y más tarde impactó con fuerza en Estados Unidos, lo que ocasionó que el país, hasta hoy, sea el más golpeado del mundo por la pandemia.

Sin embargo, si se toman en cuenta las regiones del planeta, desde hace algún tiempo América Latina es la zona más afectada, con Brasil a la cabeza (segundo en muertes y tercero en cantidad de contagios) pero con varios indicios preocupantes en otras naciones.

Como muestra, vale resaltar que Latinoamérica cuenta con 5 de los 10 países con más contagios en el mundo (Brasil, Perú, México, Colombia y Argentina, con Chile en 11º lugar) y la misma cantidad en el top-10 de muertes per cápita debido al COVID-19 (Perú, Chile, Bolivia, Ecuador y Brasil).

Como puede observarse, Perú y Brasil figuran en ambas listas, por lo que no cabe duda que son dos de los países que peor han manejado la pandemia.

El caso de la nación presidida por Jair Bolsonaro es muy conocido y ha dado la vuelta al mundo, ya que el mandatario ha hecho de la negación del COVID-19 una bandera, lo que lo lleva a mezclarse entre el público sin barbijo y a fomentar la hidroxicloroquina como cura ante el Coronavirus, aunque ha sido demostrado que no tiene efectos benéficos para la salud.

En cambio, el caso de Perú ha trascendido menos a nivel global, pese a que es el país con más muertes per cápita del planeta y atraviesa una situación sanitaria alarmante.

Con camas de hospitales desbordadas y terapistas exhaustos, el presidente Martín Vizcarra decidió convocar a médicos venezolanos para que ayuden a combatir la pandemia, una decisión que provocó resistencia en algunas capas de la sociedad.

Debido a esta grave situación sanitaria, la región espera con urgencia una vacuna o, al menos, un tratamiento exitoso que permita paliar los efectos del Coronavirus en la salud. 

Con dificultades para la producción de una cura propia, todos los cañones apuntan a acuerdos con naciones o empresas extranjeras, como el que firmaron Argentina y México con AstraZeneca o la presentación que Rusia realizó en Guatemala con un medicamento que podría ayudar a combatir el virus.

En el medio de todo esto, Latinoamérica también atraviesa una profunda crisis económica, con altísimos índices de desempleo, pobreza y recesión, que motivaron dos estudios de la ONU y el FMI que pronostican un negro futuro para la región.

Translate »