Allentown: se investiga un caso de negligencia en el 911 que derivó en la muerte de 2 hispanos

Foto ilustrativa: Hack Capital on Unsplash

El incidente se produjo en julio de 2020, pero una demanda de ex operadores del centro de llamadas puso bajo la lupa el funcionamiento del servicio de emergencias del Condado de Lehigh.

Heriberto Santiago Jr. y Andrés Javier Ortiz fallecieron el 27 de julio de 2020, a raíz de un incendio que se produjo en su casa de Allentown.

Sus cuerpos fueron hallados por el Departamento de Bomberos y la Policía, que acudieron al lugar de los hechos.

Sin embargo, lo que pareció ser un hecho accidental que derivó en la muerte de quienes eran tío y sobrino, tomó una nueva dimensión en las últimas horas.

Un brindis con consecuencias

Según el medio Penn Live, una auditoría realizada por parte del condado de Lehigh determinó que empleados del Centro de Llamadas 911 realizaron un brindis el día 31 de diciembre de 2019.

A partir de allí, se registraron una serie de acusaciones cruzadas entre los empleados del servicio y los funcionarios gubernamentales.

Por un lado, las autoridades iniciaron las acciones correspondientes para la expulsión de los operadores que participaron en los festejos de fin de año.

Sin embargo, tras admitir la realización del brindis, los miembros del centro de llamadas aseguraron que el evento se realizó bajo el permiso de una autoridad. 

A su vez, afirmaron haber llegado a un acuerdo con sus superiores para presentar la renuncia y luego ser reincorporados gradualmente, en lugar de ser expulsados por la ingesta de bebidas alcohólicas en horario laboral.

La situación culminó con siete empleados que fueron despedidos a raíz del brindis y, con el tiempo, los ex-operadores del 911 decidieron iniciar acciones legales tras ser destituidos de sus cargos.

Una denuncia que conecta los hechos

Siguiendo los testimonios publicados por Penn Live, los ex-operadores aseguran que el funcionamiento del Centro de llamadas de emergencia dejaba mucho que desear.

En sus declaraciones, los demandantes afirmaron que los empleados promovían juegos, apuestas, dormían y organizaban actividades que no estaban permitidas en el horario laboral.

Es allí dónde se conectan en un mismo punto tiempos, espacios y personas que parecían no tener relación: los demandantes aseguraron que había miembros que no atendían llamadas en español.

En este sentido, relataron que trabajadores del 911 se rehusaban a utilizar las herramientas de traducción, al mismo tiempo que dejaban de lado y hostigaban a quienes llamaran solicitando ayuda en idioma español.

Esto derivó en una gran cantidad de llamadas con necesidades y urgencias que no fueron atendidas por el personal.

A raíz de las investigaciones, se pudo determinar que uno de los llamados que pasó por esta situación fue el que realizó Heriberto Santiago Jr., el 27 de julio de 2020.

Un giro inesperado

La demanda de los ex-operarios continuará su rumbo en los escenarios judiciales. Sin embargo, tras conocerse la posible negligencia que culminó con la muerte de los ciudadanos hispanos, el caso toma ribetes aún más complejos.

Se espera que las investigaciones continúen su curso y que haya novedades en las próximas horas.

Translate »