Al menos seis muertos, graves destrozos y temor por réplicas tras el terremoto en México

Foto: Daniel Ricardez

El sismo, de magnitud 7,5 en la escala de Richter, sacudió Oaxaca en la mañana de este martes. El gobernador de ese estado le pidió al presidente López Obrador que declare el estado de emergencia.

El terremoto que sacudió México este martes por la mañana dejó al menos seis muertos, graves destrozos en viviendas y monumentos históricos y el temor por las réplicas que se han suscitado.

La más importante se vivió once horas después del evento principal, aunque no llegó a la magnitud del primer movimiento telúrico -fue de 5,5 en la escala de Richter, contra los 7,5 de la mañana- y ni siquiera se activó el alerta sísmica en el país.

Sin embargo, la población de Oaxaca está en alerta por los centenares de repeticiones de este evento que se han vivido hasta el momento, algo que fue advertido por el propio presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Vamos a seguir llamando a que se actúe con precaución por réplicas y que nos cuidemos todos, sin angustiarnos y sin desesperación”, pidió el mandatario a los habitantes del país, aunque con especial énfasis a los habitantes de Oaxaca.

Este estado fue, por lejos, el más afectado del país, debido a que allí se registró el epicentro y de esa región eran las seis personas que murieron. Por ello, el gobernador Alejandro Murat le solicitó formalmente al presidente que declare el estado de emergencia para 50 de los 570 municipios de la región, lo que supondría destinar más recursos para ayudar a contener los efectos del sismo.

Además de las vidas que se perdieron, también se registraron derrumbes en autopistas, carreteras y puentes; y 30 de esos 50 municipios más afectados sufrieron daños considerables dentro de su ciudad, con destrozos en iglesias, viviendas, monumentos, algunos incendios y miles de personas sin electricidad.

Debido al desastre, fue necesario el despliegue de las Fuerzas Armadas para colaborar en la contingencia, que por suerte no trajo mayores inconvenientes en los hospitales de la región, los cuales sufrieron daños menores y se encuentran funcionando con normalidad.

Translate »