Agentes de la Policía de Allentown regalaron helados a niños de la ciudad

Foto: wfmz.com

La entrega de los helados llega en un momento en el que los oficiales de seguridad de todo el país son cuestionados por sus conductas indebidas.

El Departamento de Policía de Allentown recorrió las calles de la ciudad bajo un fuerte sol, como lo hace de manera habitual en cada uno de los turnos de vigilancia establecidos. Esta vez el calor del verano marcó la diferencia y los uniformados decidieron llevar adelante una iniciativa para estrechar lazos con la población: regalar helados a los niños. 

El reparto se realizó de manera coordinada con los funcionarios de salud, para lograr cumplir con todas las medidas de seguridad establecidas para evitar la propagación del Coronavirus. A su vez, desde las fuerzas de seguridad anticiparon que repetirán la acción durante la temporada.

Glenn Granitz, jefe del Departamento de Policía de Allentown, se refirió a la movida solidaria como una manera de retribuir y ver a la gente feliz en tiempos difíciles. “Vivo en la ciudad. Veo pasar el camión de helados y escucho a muchos niños decir ‘Mamá, papá, ¿puedo tener eso? ¿Puedo tener eso?’. Queríamos hacerlo”, expresó. 

La intención de repartir helado y no otros dulces, viene de la mano con el aporte energético e hidratante que realiza este alimento en el cuerpo humano, ayudando a combatir temperaturas cada vez más elevadas. Además, claro está, es un gran gesto para llevar felicidad a las generaciones más pequeñas de la ciudad. 

Granitz habló sobre el acercamiento que les permitió esta iniciativa con los niños, con quienes participaron de las más variadas conversaciones. “Podemos hablar sobre andar en bicicleta de manera segura, podemos hablar sobre nuestros campamentos de verano que están por venir o cosas que estamos haciendo con nuestros jóvenes”, destacó.

Translate »