Activistas en Bend, Oregon, bloquearon el paso de un autobus del ICE que custodiaba a dos ciudadanos mexicanos detenidos

Foto: Tw @HeyMsParrkerr

La situación motivó la presencia de agentes federales que fueron enviados a la ciudad para tomar controlar la situación.

Una multitud de manifestantes en la ciudad de Bend, Oregón, impidió el paso de dos autobuses del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) por varias horas, debido a que habían detenido a dos ciudadanos mexicanos. La situación provocó la intervención de agentes federales quienes con gases lacrimógenos y municiones no letales despejaron a la multitud, según informó The Washington Post.

El subsecretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Ken Cuccinelli, dijo en un comunicado que la acción de los agentes federales fue para detener a dos personas indocumentadas. “Los dos individuos arrestados tenían cada uno un historial de comportamiento criminal violento”.

“Si bien ICE respeta los derechos de las personas a expresar su opinión de manera pacífica, eso no incluye interferir ilegalmente con sus deberes de aplicación de la ley federal”, precisó Cuccinelli. Los detenidos fueron identificados por la comunidad como Josué Arturo Cruz Sánchez y Marco Zeferino.

La Policía de Bend escribió por su cuenta en Twitter que “no está involucrada en las operaciones de ICE”. En ese mismo sentido, se pronunció por la red social la alcaldesa Sally Russell, quien manifestó que se le había informado que ambos ciudadanos tenían orden de detención y no se trataba de una “redada para inmigrantes indocumentados”.

Por su parte, el presidente de las fuerzas de paz de Oregon Central, Luke Richter, manifestó que para practicar algún arresto los funcionarios deberían haber presentado la documentación que justificara el procedimiento contra los dos ciudadanos mexicanos. “No hemos visto ninguna orden de arresto”, precisó.

En la opinión de Erin Carter, abogada del Bend Immigration Group y voluntaria del Innovation Law Lab, el hecho significa “una violación fundamental de sus derechos legales y una violación de la confianza de la comunidad”.

El estado de Oregón y específicamente la ciudad de Portland ha sido epicentro de protestas por más de 80 días desde la muerte de George Floyd. La gobernadora de Oregón, Kate Brown ha denunciado el accionar de la policía federal, mientras que el presidente Donald Trump aseguró que la ciudad está “fuera de control” y amenaza constantemente con que “la guardia está lista para actuar de inmediato”.

Translate »