A medida que los contagios aumentan, Murphy advierte que “esta pandemia no ha terminado”

Foto: Chris Pedota

Phil Murphy reiteró sus preocupaciones sobre el progresivo incremento de casos por COVID-19 en la región, que alcanzó una tasa de positividad de 14,35% y ha superado indicadores nunca antes registrados.

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, alertó que debido al aumento de casos por Coronavirus que se ha evidenciado en los últimos días la situación podría empeorar en el estado.

De acuerdo con el reporte estatal, se detectaron 4.913 infecciones para un total de 350.999 casos y 64 fallecidos, que elevaron las disfunciones a 15.373. “Esta pandemia no ha terminado. No podemos abandonar la lucha ahora. Usar máscara. Distanciamiento social. Lávese las manos”, escribió Murphy en su cuenta de Twitter.

Aunque el gobernador levantó las restricciones de viaje para otros estados, el miércoles recomendó que los habitantes del área eviten cualquier movilidad fuera del territorio para cuestiones que no se consideren esenciales. A su vez, aconsejó que las personas provenientes de otros estados se sometan voluntariamente al aislamiento de dos semanas.

Si bien el mandatario no ha radicalizado las medidas para enfrentar la pandemia como ocurrió en los primeros meses, ha dicho que aún está “sobre la mesa” la posibilidad de cerrar Nueva Jersey.

“Comienza a hacer frío, entonces lo que la gente hacía hace tres meses afuera, hoy lo hace dentro. A todo esto se le suma la temporada de festejos navideños, lo que genera un cóctel muy difícil de controlar”, argumentó en ese momento.

Este viernes, Murphy declaró en una entrevista que “los próximos meses van a ser brutales” y pidió a la población no bajar la guardia. Además, aseguró que “definitivamente tomará la vacuna cuando esté disponible”. Hace pocos días informó que el estado podría recibir 130.000 dosis de la vacuna Pfizer para Navidad si obtiene la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

Mientras tanto, Murphy estableció restricciones para los deportes en interiores y reuniones al aire libre, así como limitaciones para restaurantes, bares, clubes, salones de belleza y casinos. También prohibió los deportes interestatales y escuelas secundarias.

En ese mismo orden, Nueva Jersey dictó nuevas orientaciones para el uso de carpas y estructuras de membranas tensadas, a fin de que los locales que expenden comidas al aire libre puedan adaptarse a las condiciones de la pandemia a medida que se acerca la época invernal.