712.000 estadounidenses solicitaron un seguro de desempleo durante la última semana

Foto: AP

Pese a que el número es uno de los más bajos desde la aparición del Coronavirus, el mismo sigue siendo mucho más alto que el de los niveles pre-pandémicos y supera al pico de la Gran Recesión.

El número de estadounidenses que semana tras semana solicitan un seguro de desempleo cayó en los últimos 7 días a 712.000 pedidos, una cifra mejor a la esperada por las consultoras.

La Dow Jones, por ejemplo, estimaba cerca de 780.000 solicitudes; sin embargo, los pedidos se situaron en uno de los números más bajos de toda la pandemia y siguen en una lenta y progresiva caída desde el pico de 7 millones de reclamos que se receptaron en marzo.

Pese a esta buena noticia, las cifras siguen siendo muchísimo mayores a los niveles pre-pandémicos y continúan ubicándose por encima del pico de la Gran Depresión, cuando se registraron 665.000 solicitudes en el peor momento de la crisis económica.

De todas formas, los especialistas estiman que los registros de esta última semana podrían ser menores a los reales debido al largo feriado por el Día de Acción de Gracias, que impide un recuento normal en todos los ámbitos. Sin ir más lejos, lo mismo ocurrió con la contabilización de los casos de COVID-19, que cayeron durante el fin de semana largo y volvieron a repuntar esta semana.

El aumento de contagios, por otro lado, preocupa a las autoridades porque ha generado cierres en distintos puntos del país, lo que lógicamente se replicará en los niveles de empleo. El temor, por ende, es que los 712.000 sean un piso desde el cual las cifras vuelvan a subir a medida que el invierno se acerca.

“Creemos que las condiciones pueden empeorar, lo que aumentará la presión sobre las pequeñas empresas que se encuentran luchando para sobrevivir”, destacaron los especialistas de la consultora Homebase.

Al mismo tiempo, la incógnita por el demorado paquete de ayuda que debería haber aprobado el Congreso hace varias semanas no hace más que aumentar la incertidumbre en la economía.

Sin distinciones partidarias, gobernadores demócratas y republicanos han reforzado sus reclamos a la Cámara de Representantes y al Senado para que sancione una nueva ley de asistencia, que permitiría inyectar dólares a las empresas para mantener muchos de los puestos laborales que se encuentran en riesgo.

Por el momento, la demanda de puestos temporales por las ventas navideñas podría compensar los eventuales cierres de algunas economías regionales, pero la situación debería cambiar en enero cuando el impulso de las fiestas finalice.

Translate »